lunes, 7 de noviembre de 2016

"Cuentos del Caminante" de Rafael Darío Capdevila, en el aniversario de Tapalqué



Pensaba que tema podría elegir  para celebrar este nuevo aniversario de Tapalqué. Y se me ocurrió que no había nada mejor  que recordar un libro de Rafael Darío Capdevila -escritor a quien Tapalqué le debe tanto-  titulado “Cuentos del Caminante”. Y al retirarlo del estante de la Biblioteca y empezar a hojearlo, fue como si algunas de las charlas que sosteníamos en su escritorio, junto a Delia, su  amada esposa y colaboradora, retornaran por un instante.


“Cuentos del Caminante” , según se puede leer en la última página, se terminó de imprimir a mediados de Diciembre de 1985, en la Imprenta El Deber, de Tapalqué y está dedicado:  

“A los paisanos de Tapalqué”                                                                                                       
 “A los de mi Patria”


Cuenta con un Prefacio (prólogo o introducción) donde Rafael Darío Capdevila habla de Sengo  Balladares, ese caminante que por el poder de la palabra y gracias a la dedicación y a la pluma del autor,  se convirtiera en el  protagonista  de un libro memorable, con historias que vieron la luz, transitaron distintos caminos y trascendieron a su tiempo


En ese Prefacio se  presenta al caminante.  “Sengo Balladares (…) -dice Capdevila-  deslumbra con su verba chispeante de veterano parlamentario de la pampa. No sabe leer ni, por supuesto, escribir. Tampoco conoce de fechas. Pero precisa que esto o aquello le ocurrió, por ejemplo, un sábado a la mañana. En su memoria desfilan planos de campos, caminos, boliches, lagunas, estancias, puestos, taperas, rostros, pelajes de caballos, frases escuchadas en sus mocedades, exabruptos originales, pilchas que vio y ya no se verán. Corporizada por el eco de su palabra, la ronda de sus fantasmas despierta a la efímera vida del recuerdo ocasional. Y las imágenes, impresas, perduran para durar más que quien evoca y quien escucha…”


Y a partir de allí se despliega toda la magia del escritor que se percibe sutilmente en los relatos de Ballladares; de ellos trasciende la sabiduría y el conocimiento profundo de Capdevila  sobre esa llanura ilimitada, el paisano y sus costumbres "habitantes de un pasado sin retorno"como el mismo dice.

 Integran el libro:  “El pajonal tejido”, “La vaca mañada “, “El Moreyra”, ”El gaucho Tranquera”, “Los avestruces de Las Marías”, “Nutriando”, “El Caminante” por nombrar sólo algunos de los relatos, entre todos de similar calidad.


El que no ha leído "Cuentos del Caminante" no sabe lo que se pierde.  Encontrará un Tapalqué distinto, a veces áspero, a veces entrañable, donde asoma  ese lenguaje profundo salido de las entrañas mismas de la tierra.


Cuando me enteré de la muerte de Capdevila, escribí  un poema  (ese refugio que tenemos los que escribimos para mitigar la pena), en el cual cada estrofa estaba referida a cada uno de sus libros. La oportunidad es propicia para dar a conocer la que corresponde   a “Cuentos del Caminante”:


Perdido en la distancia y el olvido
por su destino andante,
marginal en su propio territorio,
rodeado de fantasmas,
con su cofre de sucesos y decires
 -entre el cielo y la nada-
 vagaba el trashumante

Predestinado encuentro
del autor y el errante,
 Lengua criolla genuina
¡Cuentos del Caminante!
GSF
                                                                 

No hay comentarios: